¡Llamanos (03564) 423228! | convenios@clinicacarra.com.ar
Bienvenidos a nuestra Clínica


Corría el año 1945, cuando cuatro amigos en ese entonces jóvenes médicos recién llegados a San Francisco gestan la idea de formar una clínica. Eran ellos el Doctor Justo Minuzzi, especialista en ORL destacado profesional formado en Córdoba donde su familia tenía raíces universitarias y graduado como especialista en el mejor centro de Buenos Aires bajo la Jefatura del Doctor Segura, munido de un instrumental que era de avanzada para la época. El Doctor José Verdiel, Villamariense de origen, graduado en la Universidad de Córdoba y formado como traumatólogo en el Servicio del Dr. Guillermo Allende, verdadero padre de la traumatología cordobesa.

El Doctor Pedro Pozzi, fue el tercero. Bellvillense de origen, graduado en Córdoba y formado en el Hospital de Niños, bajo la jefatura del Doctor Valdés, en los albores de la Pediatría.

El cuarto, Enrique Carrá, hijo de un pionero de la medicina de San Francisco sería el cirujano del grupo. Los cuatros tenían una diferenciación neta con la medicina de la época, eran especialistas en una era de médicos generalistas. El emprendimiento era difícil, las metas lejanas, los bolsillos pobres, tímidamente se acercaron al banco y lograron un crédito hipotecario que sería la base de lo que hoy es nuestra institución.

No debe escapar una mención al Arquitecto Helio Minuzzi, hermano de Justo, que proyectara un edificio que todavía hoy se destaca por su belleza y funcionalidad. Fueron los hermanos Reginelli los constructores y en la carpintería Rossetti se hicieron los muebles.

Lo de Cruz Azul (nuestro apodo) surge por el servicio de Guardia que cumplían aquellos jóvenes que vigilaban alertas por las noches y se simboliza con las míticas crucecillas azules que desde aquel entonces brillan en nuestro frente Quiso la fatalidad que el más joven de los cuatro, Enrique Carrá, falleciera durante la construcción del edificio dejando a los otros tres pioneros acongojados, heridos, pero no eran hombres que se rindieran a la adversidad que los retaba y motivaba.


Surgió el nombre de la Clínica de Especialidades (Por los especialistas) Enrique J. Carrá (h). Cumplido el luto, rendido en un homenaje al amigo que ahora los sobreviviría en la empresa, salen en busca del cirujano que el destino les había quitado y es así como se agrega el doctor Julio Rivero, cirujano de Buenos Aires, formado en la escuela del doctor Enrique Finochietto.

A finales del año 1946 se inaugura la Clínica y luego logró superar difíciles situaciones financieras y formar una imagen clara de sus características en un San Francisco plagado de empresas médicas que el tiempo se llevó definiendo dos polos con el Sanatorio San Justo y la Cruz Azul.