¡Llamános 03564-423228! | convenios@clinicacarra.com.ar

Novedades

2 - may
EL ACV ES LA SEGUNDA CAUSA DE MUERTE Y LA PRIMERA EN GENERAR DISCAPACIDAD A NIVEL MUNDIAL.

Hoy en Clínica Carrá, podemos modificar el pronóstico en las primeras 4 horas y media desde el primer síntoma, gracias a un equipo interdisciplinario y una medicina única en San Francisco y la región.

Las enfermedades cerebrovasculares constituyen, en la actualidad, uno de los problemas de salud pública más importantes. Son la segunda causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas, y una de las principales causas de déficit neurológico en el anciano. No obstante, se ha demostrado que los ataques cerebrovasculares (ACV) en niños de 0 a 14 años son los que tienen mayor tasa de recuperación, debido a que tienen un cerebro flexible y joven.

Hay dos tipos principales de accidente cardiovascular:

- Accidente cerebrovascular isquémico o infarto cerebral: una isquemia (disminución importante del flujo sanguíneo) en el cerebro, de manera anormalmente brusca.

- Accidente cerebrovascular hemorrágico, derrame cerebral o hemorragia cerebral: la hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral.

La presión arterial alta es el principal factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares.

SÍNTOMAS:

*Cambio en la lucidez mental (somnolencia, pérdida del conocimiento y coma). 

*Cambios en la audición o en el sentido del gusto.

*Cambios que afectan el tacto y la capacidad de sentir dolor, presión o temperaturas diferentes.

*Confusión o pérdida de memoria.

*Dificultad para deglutir.

*Dificultad para leer o escribir.

*Mareos o sensación anormal de movimiento (vértigo).

*Problemas con la vista, como disminución de la visión, visión doble o ceguera total.

*Falta de control de esfínteres.

*Pérdida del equilibrio o coordinación.

*Debilidad muscular en la cara, el brazo o la pierna (por lo regular solo en un lado).

*Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo.

*Cambios emocionales, de personalidad o de estado de ánimo.

*Problemas para hablar o entender a otros que estén hablando.

4 - feb
Apendicectomia Laparoscopica sin lugar a dudas la mejor opción

Puedo afirmar que las consultas por apendicitis constituyen el numero mas frecuente ,en el trabajo diario de un cirujano general ,y la cirugía quizá, mas habitual en la practica diaria de este especialista.
Muchos pacientes ,cuando les pregunto que metodo prefieren ,muy inteligentemente me dicen y usted por cual se operaria ,y yo respondo SIN LUGAR A DUDAS LA CIRUGIA LAPAROSCOPICA EN TODOS LOS CASOS.Cabe destacar que desde hace unos 4 años aprox todas las apendicitis son abordadas laparoscopicamente y en un 99 por ciento evolucionan favorablente a las pocas horas de la operación .
Pero hagamos un poco de historia Durante la Edad Media la mayoría de las áreas de la medicina se mantuvieron muy apegadas a los planteamientos tradicionales, sin embargo la anatomía comenzó a independizarse de los supuestos clásicos y a fines del Siglo XIII se inició en Bolonia la práctica regular de la disección de cadáveres, lo que se propagó a otras ciudades de Italia, Francia y España. 

Aunque el primer objetivo que se perseguía era entender más a fondo la obra del médico griego Galeno, comenzaron a surgir nuevos tratados y a sucederse los hallazgos y redescubrimientos de materias que habían permanecido ocultas por el oscurantismo medieval. Este fue el caso del apéndice. 

Si bien los primeros dibujos conocidos del apéndice humano fueron realizados por Leonardo Da Vinci, las descripciones que por primera vez dieron a este elemento carácter de órgano son de 1521 y se atribuyen al médico boloñés Giacomo Berengario Da Carpi, anatomista y profesor de medicina. Asimismo, en 1543 el belga Andreas Vesalius dibujó un apéndice en su obra “Acta Anatómica”. 

Un año más tarde, el filósofo, matemático y médico francés Jean François Fernel, de la corte de Enrique II de Francia, realizó la primera descripción de apendicitis como hallazgo en una autopsia, trabajo que incluso fue publicado en un periódico de la época. 

Gracias a los recursos con que contaban estos profesionales, varios médicos de la realeza europea continuaron trabajando en este tipo de descubrimientos en las siguientes décadas, hasta que en 1732 Claudius Amyan, médico de la reina Ana de Inglaterra y cirujano de los hospitales de Westminster y St. George, realizó la primera apendicectomía conocida en la historia, al operar a un niño de 11 años con hernia inguinoescrotal derecha y fístula fecal, hallando el apéndice perforado. 

Sólo 20 años más tarde, como conclusión de los hallazgos de una autopsia realizada a un convicto, el alemán Lorenz Heister reportó que el apéndice cecal podía presentar inflamación aguda primaria. Posteriormente otros científicos postularon que no bastaba con drenar la fosa iliaca derecha, sino que resultaba imprescindible extirpar el apéndice, observaciones que fueron confirmadas por Francois Melier en 1827. A partir de este momento, el cuadro patológico se hizo confuso lo que generó trabajos bastante contradictorios al respecto. 

En 1886 en la primera reunión de la Asociación de Médicos Americanos celebrada en Washington, D.C., el doctor Reginald H. Fitz, profesor de anatomía patológica de la Universidad de Harvard, utilizó por primera vez el término apendicitis. En la oportunidad, el médico no sólo describió las características clínicas de este cuadro sino también identificó el apéndice como el causante de buena parte de la patología inflamatoria del cuadrante inferior derecho del abdomen y coincidió en recomendar su rápida extirpación. 

En los años siguientes, Thomas Morton, de Philadelphia, diagnosticó y trató quirúrgicamente con éxito un caso de apendicitis aguda. Luego, apoyado en los conceptos de Fizt, en 1888 Charles McBurney, de Nueva York, realizó su primera apendicectomía por apendicitis aguda no perforada, experiencia que fue publicada al año siguiente, en un trabajo que describe la incisión que lleva su nombre y el punto de mayor sensibilidad dolorosa. 

Desde entonces, los cirujanos han continuado accediendo al apéndice a través de incisiones en la pared abdominal, probando distintos métodos incluso pararrectales, incorporándose en los últimos años el abordaje laparoscópico de la patología como GOLD STANDARD O DE ELECCION  c

La apendicitis aguda es un proceso inflamatorio del apéndice cecal y constituye la causa más común de abdomen agudo quirúrgico y la afección quirúrgica más frecuentemente intervenida en los servicios de urgencia, motivo por el cual la historia de su tratamiento ha sido revisada por diversos autores en el último siglo. 

Una vez que se determinó la necesidad de extirpar el órgano cuando se presentaba un cuadro de apendicitis, la tasa de mortalidad comenzó a mostrar un descenso progresivo, pasando del 26,4 por ciento que había en 1902, al 4,3 por ciento en 1912, al 1,1 por ciento en 1948, hasta 0,6 por ciento en 1963, cifra que se mantiene hasta la actualidad. 
 La apendicectomía por vía laparoscópica fue descrita por primera vez en 1982 por Semm  y su aceptación inicial fue muy limitada, debido a que la laparoscopia estaba reservada casi exclusivamente al ginecólogo, existía poca habilidad en el manejo de esta técnica por parte de los cirujanos generales y la apendicectomía abierta presentaba  resultados muy aceptables. En el año 1987 se introdujo la cirugía laparoscópica en el arsenal terapéutico del cirujano general y es que en ese sentido, la apendicectomía laparoscópica (A.L.) también se ha incorporado a las técnicas laparoscópicas, quizás no con tanto entusiasmo como la colecistectomia, pero la apendicectomía tiene un lugar propio en la cirugía laparoscópica con muchas ventajas sobre la cirugía abierta.
Las ventajas de la reunión del consenso sobre la A.L. de la European Association for Endoscopic Surgery (E.A.E.S.) son:
1.- El tiempo quirúrgico de la A.L. depende de la experiencia del cirujano y es igual o superior al de la cirugía abierta.
         2.- La A.L. presenta una tasa de complicaciones post-operatorias similares a la abierta, con una reducción en la incidencia de infección de pared abdominal.
         3.- Ofrece una serie de beneficios para el paciente: Mejor diagnostico principalmente en mujeres de edad fértil y niños, reducción de las tasas de infección, menor o igual instancia hospitalaria, menor riesgo de adherencias post-operatorias, menor dolor en el post-operatorio y resultados estéticos mejores que la A.A.
        4.- La A.L. disminuye las complicaciones a nivel de la pared abdominal, sobre todo las relacionadas a infecciones y eventraciones 
En nuestra experiencia -basados en 500 casos al dia de la fecha- el tiempo operatorio es mucho menor . con un promedio de 35 minutos y un tiempo minimo de 6 minutos ,las tasasde complicaciones menor ,y las recuperacion del paciente mas rapida ,dandose de alta al mismo a las 5 horas de operado en la mayoria de los casos .
Nosotros realizamos 3 punciones una de 10mm y 2 de 5 o 2 de 10 y una de 5 subumbilicales que a la semana prácticamente despaparecen.El paciente a las 4 horas de su operación ya esta movilizándose y en mayoría de los casos retorna al hogar en el mismo dia de haber sido operado .

4 - feb
¿Mareos o vértigo?

Los trastornos del equilibrio son una de las causas más frecuentes de consulta médica, ya que afectan a un amplio porcentaje de la población en general, desde niños hasta ancianos. Estos síntomas son generalmente mal interpretados, retrasando el diagnóstico y su adecuado tratamiento. Una de las dificultades principales es que la palabra “mareo”, que consiste en una sensación de inestabilidad, es referido de manera diferente por distintas personas por lo que, en términos médicos, no significa mucho porque suele ser el reflejo de síntomas muy variados y disímiles que respondan a causas diferentes. Por este motivo, es clave diferenciarlo del síntoma llamado “vértigo”, que implica una sensación subjetiva de giro de la persona o de las cosas alrededor de la misma,  y que puede durar desde segundos hasta horas o incluso días. Éste es simplemente un síntoma, que puede deberse a múltiples enfermedades originadas tanto a nivel del oído interno como a alteraciones en ciertas áreas del cerebro.
Lamentablemente, en la práctica diaria es muy frecuente que los pacientes deambulen durante años por distintos especialistas sin obtener un diagnóstico ni un tratamiento correcto. Es habitual que el vértigo se adjudique en forma errónea a un problema en la columna cervical, pero sin embargo las estadísticas señalan  que sólo en una mínima proporción de los pacientes (menos del 1%) es ésta la  verdadera causa. En este sentido, es importante destacar que la causa más frecuente de vértigo son enfermedades del oído interno y sus conexiones, y que es el médico especialista en Otorrinolaringología quien inicialmente debería evaluar a estos pacientes.   
¿Por qué se produce el vértigo?
Para comprender el origen del  es necesario conocer que el complejo sistema que se encarga del equilibro en nuestro cuerpo se encuentra sostenido por tres pilares  fundamentales. El primero se localiza a nivel del  oído interno (llamado también laberinto), que monitorea la dirección del movimiento del cuerpo. El segundo componente son los ojos, que nos informan sobre el mundo que nos rodea. Y por último,  se completa con el sistema nervioso central (cerebro y la médula espinal) que procesa y coordina toda la información de los otros sistemas.  Los trastornos del equilibrio aparecen cuando alguno de estos tres pilares se ven afectados, dando sintomatología diferente para cada caso, que permite a los profesionales acercarse a un diagnostico preciso. 
En relación a lo anterior, los vértigos se suelen clasificar en base en la localización de la enfermedad que los causa, distinguiéndose así entre vértigos periféricos y centrales. El primer tipo es el más frecuente y resulta de la afectación del laberinto (oído interno),  y del nervio vestibular. Éste se asocia generalmente a nauseas y vómitos, pérdida de audición y sensación de presión en los oídos. Un ejemplo de esto es el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), el  más común en la práctica diaria, y al que corresponden aproximadamente el 50% de los casos. Los pacientes con este cuadro experimentan breves e intensos episodios de vértigo al realizar cambios posicionales, típicamente levantarse de la cama, agacharse o levantar la cabeza.
El vértigo central, por su parte, se produce debido a una alteración a nivel del cerebro (ACV, tumores, esclerosis múltiple, etc.), y puede ir acompañado de visión doble, inestabilidad y dolor de cabeza intenso.
¿Qué hacer en caso de vértigo?
El primer paso en la consulta médica es determinar la naturaleza del problema y su causa. Para ello, es necesario un correcto interrogatorio para conocer los detalles del cuadro clínico tales como la duración, los posibles desencadenantes o síntomas acompañantes. Luego se procede a la exploración física otoneurológica  para evaluar, entre otras cosas,  la presencia de  un fenómeno reflejo llamado nistagmo, que se presenta como movimientos rápidos e incontrolados de los ojos, que se explica por las conexiones existentes entre el oído interno y los núcleos de los movimientos oculares. 
Además se pueden solicitar pruebas complementarias, tales como audiometrías (estudio de la audición) y Resonancia Magnética de cerebro, entre otros. Pero sin duda el método diagnóstico más actualizado y completo se trata de la  Videonistagmografía (VNG) que  es una prueba objetiva, no invasiva y segura, basada en un movimiento reflejo de los ojos que se produce cuando se mueve la cabeza o cuando se estimula el laberinto del oído interno. Este moderno  equipo consta de unas gafas especiales  que llevan una videocámara infrarroja, capaz de grabar los movimientos oculares en la oscuridad que se producen ante diversos estímulos al oído interno, tales como movimientos reglados de la cabeza o el cuerpo, o colocación de agua a diversas temperaturas a nivel de conducto auditivo externo. Este estudio es realizado en el consultorio, sin necesidad de sedación ni otra preparación previa. 
 Entre sus prestaciones más destacadas, la VNG permite el diagnóstico de la totalidad de patologías que afectan al oído interno (enfermedad de Menière, vértigo posicional paroxístico benigno, neuritis vestibular), y permite el diagnóstico diferencial con patologías del sistema nervioso central, disminuyendo de esta forma la solicitud de resonancias magnéticas cerebral innecesarias. 
¿Qué tratamientos existen para el vértigo?
El tratamiento del vértigo depende de la causa subyacente que lo produce. Existen diversos fármacos que se indican para disminuir la intensidad y la frecuencia de los síntomas, entre ellos la betahistina (que reduce la excitabilidad de las neuronas vestibulares). Por otro lado, aquellos pacientes que sufren  el vértigo posicional  se verán beneficiados con una serie de  posiciones sucesivas (maniobra de Epley) realizadas en el consultorio.  Por último, y no menos importante, se encuentra la rehabilitación vestibular, que consiste en un entrenamiento con ejercicios a cargo de un kinesiólogo especializado. 

3 - abr
Nuevos Residentes de Clínica Pediátrica

También le damos la bienvenida a la Dra. Estay Tatyana y el Dr. Supel Neri, que comenzaron sus residencias médicas en nuestra institución el día 4 de abril del corriente año.

Estos médicos residentes se presentaron al llamado que se hizo en el mes de febrero de este año, y tras su distinción en el examen realizado en marzo, han sido seleccionados para comenzar sus prácticas en nuestra institución.

Les deseamos el mayor de los éxitos en su desarrollo profesional y su camino por nuestra Clínica.

4 - sep
Clínica Enrique J. Carrá incorpora un nuevo profesional para su servicio de Gastroenterología

Al servicio compuesto por la Dra. María Eugenia Muñoz se suma a partir de este mes el Dr. Agustín Gigena, quien es Cirujano Endoscopista y Gastroenterólogo.

Entre sus principales funciones, el doctor se encargará de brindar las siguientes prácticas:

- Prótesis Endoscópicas

- Endoscopía Diagnóstica - Terapeutica

- Endoscopía Vía Biliar

- Dilataciones Endoscópicas

- Polipectomias y Resecciones Mucosas Endoscópicas

¡Desde la Clínica le damos la bienvenida al doctor y le deseamos muchos éxitos!